Psicologos online por internet-consultar psicologos en linea

El cuadro hemático (CH) o hemograma es posiblemente el examen de laboratorio más frecuentemente solicitado en todo el mundo. Consiste en la evaluación cuantitativa y cualitativa de las células que conforman la sangre. A través del tiempo el CH ha evolucionado, pasando de ser procesado en forma manual inicialmente, hasta la actualidad en que todos los datos pueden ser obtenidos de manera automática o electrónica. Esto ha permitido que los resultados sean más precisos (el coeficiente de variación de los datos obtenidos en un CH automatizado es de menos del 2% para la mayoría de valores, mientras que con los métodos manuales varía entre un 10 a 30%) y mucho más rápidos (los aparatos automatizados son capaces de contar miles de células en pocos segundos). Hay 2 principales métodos de recuento automatizado:
‰ Impedancia eléctrica (equipos Coulter, Sysmex, Sequoia, Turner): el recuento se realiza al pasar las células por una pequeña abertura, impulsadas por corriente eléctrica; el paso de las células interrumpe la corriente y produce una diferencia de potencial, con lo cual cada pulso corresponde a una célula; además el tamaño de la diferencia de potencial es proporcional al volumen de la célula, de esta manera el aparato grafica una curva (histograma) de distribución de los volúmenes de las células. En el caso de los glóbulos blancos las diferencias en tamaño generan una curva de 3 parámetros.
‰ Métodos Ópticos (Technicón, H 6000, H*1, H*2): Las células pasan por una celdilla fotoeléctrica y son impactadas por una luz de alta intensidad; el paso de cada célula se registra como un impulso y la difracción de la luz es registrada por fotorreceptores, siendo proporcional al tamaño de las células. Mediante la combinación de varias técnicas y la adición de citoquímica, los contadores de última generación tienen la posibilidad de producir diferenciales de glóbulos blancos de 5 o 6 células. Cuando los valores obtenidos por el contador automatizado son anormales, el aparato informa diversos tipos de alarmas; en la interpretación de éstas es importante tener presente que la calibración de los equipos se hace según los valores normales para adultos, por lo tanto es posible que muchas de las alarmas correspondan a datos normales para niños (ver tabla de valores normales del CH en el apéndice). También es necesario saber que las mediciones automatizadas describen características promedio de las células, de esta manera una población bimodal de glóbulos rojos (GR) microcíticos y macrocíticos, pudiera reportar un  volumen corpuscular medio (VCM) normal; en este caso, solo el examen directo al microscopio logrará identificar las alteraciones. GLÓBULOS ROJOS: (GR) 1. Número de GR: se hace por medición directa. Valor altamente confiable, puesto que el contador realiza al menos 3 mediciones de aproximadamente 70.000 células cada una y saca el promedio. Para el recuento de GR la muestra de sangre se diluye en una solución salina isotónica. 2. Hemoglobina (Hb): medición directa por espectrofotometría. 3. Hematocrito (Hcto): relación entre el volumen de los hematíes respecto a la sangre total. Resulta de multiplicar el VCM (fentolitros [fl] = 10 -15/lt) por el número de GR (1012/lt). Es 3 a 5 % inferior al obtenido por centrifugación, ya que se evita el plasma atrapado entre las células y por esta razón es más preciso. 4. Volumen Corpuscular Medio (VCM): representa la media del volumen de los hematíes. Manualmente se puede obtener con la fórmula: VCM = Hcto X 10 / GR 5. Hemoglobina corpuscular media (HCM): representa la concentración en peso (picogramos) de Hb. Se usa como marcador de hipocromía. Se obtiene según la fórmula: HCM = Hb X 10 / GR 6. Concentración de hemoglobina corpuscular media (CHCM): es la cantidad de Hb que hay en un decilitro de hematíes. Define el concepto de normocromía e hipocromía.
CUADRO HEMÁTICO AUTOMATIZADO