psicologo-en-internet-gratis


Restablecer la frecuencia cardíaca
La fibrilación o el aleteo auricular pueden regresar al ritmo normal espontáneamente. Sin embargo,
en algunos casos, es necesario tomar alguna medida para devolverlos al ritmo normal, como, por
ejemplo, cuando la fibrilación auricular o el aleteo causa insuficiencia cardíaca u otros síntomas de
bajo gasto cardíaco.

Antes de la conversión, la frecuencia cardíaca debería reducirse a menos de 120 latidos por minuto.
Además, dado que existe un alto riesgo de que un coágulo de sangre se desprenda y cause un
accidente cerebrovascular durante la conversión, se deben tomar medidas para prevenir los
coágulos de sangre.

Si la fibrilación o el aleteo auricular han estado presentes por más de 48 horas, se administra un
anticoagulante como warfarina durante 3 semanas antes de proceder con la conversión.
Alternativamente, se puede administrar un anticoagulante de acción rápida, como heparina, y se
puede realizar un ecocardiograma. Si no se ve ningún coágulo cardíaco en el ecocardiograma, la
conversión puede realizarse de inmediato. Si se sabe con certeza que el ritmo ha estado presente en
menos de 48 horas, no es necesario administrar un anticoagulante antes de la conversión. Sin
embargo, siempre se administra un anticoagulante por un mínimo de 4 semanas después de la
conversión.

Algunos métodos de conversión son:

Descargas eléctricas (cardioversión sincronizada)

Administración de Drogas

El método más efectivo es la descarga eléctrica al corazón. Esta descarga se sincroniza de modo que
solo se administra en un momento específico de la actividad eléctrica del corazón (cardioversión
sincronizada) para que no produzca fibrilación ventricular. La cardioversión es efectiva en 75 a 90%
de los casos.

Ciertos medicamentos antiarrítmicos (generalmente, amiodarona, flecainida, propafenona o sotalol)
también restablecen el ritmo normal. Sin embargo, son efectivos solo en aproximadamente 50 a
60% de los casos y, a menudo, causan efectos secundarios.

La conversión a un ritmo normal utilizando cualquiera de estos medios es más difícil cuanto más
tiempo ha estado presente la arritmia (especialmente después de los seis meses, inclusive), cuanto
más grandes son las aurículas y más grave es la enfermedad cardíaca subyacente. . En caso de que se
logre la reversión, el riesgo de recurrencia de la arritmia es alto,