Psicologos online por internet-consultar psicologos en linea

Las alteraciones de la conciencia se detectan porque la actividad espontánea y las respuestas a los estímulos ambiéntales son distintas a las esperadas por el examinador. Los enfermos dormidos pueden ser despertados y, entonces, responden a los estímulos, las preguntas y las órdenes. En los lactantes y los niños pequeños el descubrimiento y medida de las alteraciones de la conciencia son mucho más difíciles que en los pacientes mayores. Las alteraciones de la conciencia dependen de anomalías del nivel de conciencia, del contenido de la conciencia o de la combinación de ambos. Además se debe tener en cuenta que la no respuesta a los estímulos no es siempre resultado de alteración en el estado de conciencia, por ejemplo niños con botulismo pueden tener tan severa hipotonía y ptosis que no pueden mover las extremidades ni parpadear, ellos parecerían estar en coma o estupor pero se encuentran alerta, obviamente estos no son los casos más comunes, pero vale la pena mencionarlos.
ESTADOS DE CONCIENCIA
VIGILIA: Es el estado de alerta, hay una respuesta clara y adecuada a los diferentes estímulos ambientales.
LETARGIA: Estado en el cual se dificulta el estar despierto, somnolencia.
ESTUPOR: Solo hay respuesta a estímulos dolorosos.
COMA: No hay respuesta a estímulos dolorosos superficiales. Se subdivide en coma superficial, si existe respuesta a estímulos dolorosos profundos y coma profundo si no hay respuesta a estos estímulos. El examinador debe tener expectativas adecuadas a la edad para la orientación, memoria, abstracción, capacidad matemática y juicio. Para valorar el estado de conciencia, es primordial hacer una historia clínica completa, interrogando a fondo sobre la posibilidad de ingesta de tóxicos, evolución clínica, cambios de comportamiento, que nos permitan enfocar el cuadro clínico de forma adecuada. De acuerdo a la edad del paciente el nivel de conciencia se puede valorar con la escala de Glasgow.
DELIRIUM  En estos pacientes hay una disminución y variación de la excitabilidad, además hay una interpretación distorsionada del significado o de las implicaciones emocionales de los episodios externos, o un trastorno de la memoria. Se deduce la existencia de una experiencia anormal por la inquietud motora, agitación, aparición de temor y cambios autónomos compatibles con el pánico. Delirium significa: “Fuera de la pista”, sus puntos claves son las ilusiones, alucinaciones, o breves delusiones no sistematizadas; suele tener un comienzo de carácter brusco y, en muchos casos, ser de breve duración. Las ilusiones son interpretaciones erróneas de estímulos sensitivos reales. Las alucinaciones son percepciones de estímulos sensitivos (simples o complejos) que no están presentes. Pueden consistir en la audición de voces, música o sonidos y en ver objetos, personas, animales o luces. Parece que son distorsiones de la memoria, porque los enfermos con ceguera congénita no tienen alucinaciones visuales. En el delirium, estas últimas son más frecuentes que las auditivas. La característica esencial del delirium es un estado de la conciencia con reducción de la claridad del conocimiento del ambiente. Este estado se manifiesta por la dificultad para mantener la atención a los estímulos tanto externos como internos en la percepción sensorial errónea, y en la corriente desordenada del pensamiento. Además hay alteraciones del sueño-vigilia y de la actividad psicomotora. Su comienzo es relativamente rápido y su evolución fluctúa típicamente. Su duración total suele ser breve.
ALTERACIÓN DEL ESTADO DE CONCIENCIA