Psicologos online por internet-consultar psicologos en linea

PARACLÍNICOS Offringa no halló que el cuadro hemático (CH) ayude a diagnosticar meningitis y los estudios muestran que en CF no se requiere de rutina CH, electrolitos, hemocultivos, urocultivo, Rx de Tx, ni otros paraclínicos (Recomendación C7, 9, 40,66-69). El CH tiene un recuento de leucocitos normal o no sin relación con la duración de las CF. Si se sospecha disentería por E. coli o Shigella, productora de toxina Shiga se hará coprocultivo y tipificación; si es posible un SHU, CH y nitrogenados seriadamente, y si es necesario, se mide la fracción excretada de sodio. Si hay EDA con deshidratación severa, mal manejo de líquidos o en un niño desnutrido la solicitud de electrolitos y glicemia debe ser realizada. Si se sospecha clínicamente IVU se realizará examen de orina teniendo particular cuidado con los lactantes en los cuales la clínica puede ser poco evidente. La determinación de glicemia por glucometría y central debe realizarse en lactantes, niños con ayuno prolongado, alteración persistente de la conciencia o vómito intenso. En todo paciente en que se sospeche meningitis antes de realizar la PL se tomará muestra para glicemia central. Con la incidencia descrita de meningitis en niños con CF, se haría PL a 20-154 niños con CF para detectar 1 meningitis, es decir la PL rutinaria tiene aquí poca probabilidad pretest sin influir en las decisiones terapéuticas, añadiendo riesgos y costos innecesarios. La PL debe hacerse si se sospecha meningitis (características dadas en diagnóstico diferencial como Recomendación C). La AAP en 1996 recomendó PL en niños <12 meses con la primera CF, por la falta de signos meníngeos (Recomendación D70), pero: No hay estudios que respalden una división basada solo en la edad, los signos meníngeos pueden faltar hasta los 18 meses y omite otros detalles clínicos del diagnóstico. La AAP también la recomienda en niños que recibieron antibióticos de amplio espectro que podrían enmascarar una meningitis, pero la evidencia es muy limitada (Recomendación D70). Una alternativa,  si es posible un seguimiento ambulatorio estricto, es observar mínimo por 2-4 horas (Recomendación D39). El electroencefalograma (EEG) tiene pobre probabilidad pretest en CF por ser una crisis reactiva, y su valor predictivo positivo cae; el riesgo de epilepsia es 1% (CFS) a 6% (CFC) y ocurre tras una latencia importante. El EEG puede tener espigas y ondas en el sueño (patrón hipnagógico paroxístico de espiga y onda, en especial a los 5-6 años de edad) y en las primeras 2 semanas ritmo lento inespecífico; pero aún hallazgos anormales no predicen recurrencias ni epilepsia, por esto no debe hacerse EEG en CFS (Recomendación C71-74). Maytal revisó historias de niños con neurodesarrollo normal hospitalizados por CFC, todos con EEG hecho 1 semana después, no hubo alteraciones en el sueño y 8.6% tenían anomalías sin diferencia respecto a lo reportado en CFS, pero pocos niños tuvieron convulsiones focales. Las crisis focales son factor de riesgo para epilepsia (29.4%) y también para crisis no provocadas pero estos eventos no son inmediatos. Se realizará EEG en CFC de origen focal o si existe alteración del neurodesarrollo o historia familiar de epilepsia idiopática (Recomendación D). El EEG se realizará después de 2 semanas del episodio. Independiente de si hay fiebre durante la convulsión, el EEG se indica para confirmar la sospecha de status no convulsivo o de un síndrome epiléptico. La evidencia sobre relación de CF y daño estructural indica que no se requieren imágenes en CFS (Recomendación C75). La probabilidad de hallar anomalías en las neuroimágenes aumenta en ciertas condiciones y justifica, si no hay imagen previa, hacer de forma no urgente TAC o RMN cerebral (según disponibilidad) en CFC de origen focal, en particular si hay antecedentes o hallazgos sugestivos de lesión del SNC como: Injuria perinatal documentada; neurodesarrollo alterado; micro o macrocefalia; etc. (Recomendación C76). Los resultados pueden confirmar un diagnóstico previo, dando una idea de la extensión y severidad de la lesión con implicaciones pronósticas.
CONVULSION FEBRIL
MBE