Psicologos online por internet-consultar psicologos en linea

En niños con CF, la mayor incidencia de CNP y epilepsia puede estar vinculada en un importante grupo de ellos, con una predisposición genética (ver etiología) y no con extensión de la lesión estructural por CF. La confusión surge si se interpreta que las CF son la causa de la epilepsia y de la EMT.
TIPO DE EPILEPSIA Los estudios con grupos seleccionados de niños que sugieren asociación con daño del lóbulo temporal, hacían pensar que hay más crisis afebriles de tipo parcial complejo (CPC) en las personas con CF. Verity (RU) y Lee (Dinamarca) compararon la frecuencia de los tipos de convulsiones sin encontrar diferencia. Camfield (Canadá) en un estudio en niños epilépticos halló antecedente de CF en 14.9% y en  ellos las CF precedieron con más frecuencia crisis TCG, igual a lo descrito por Annegers. En otra cohorte de epilépticos, Berg no halló asociación entre CF y epilepsia parcial, indicando que las CF (en general) no aportan significativamente a las CPC en la población (Recomendación B2, 56-58). Berg observó que en epilépticos con historia de CFS había menor frecuencia de crisis de ausencias respecto a los que no habían tenido CF y Camfield no encontró casos de ausencia entre epilépticos con historia de CF. En cuanto a la relación entre CFC y posteriores CPC, Annegers encontró fuerte asociación entre ambas. Verity también la halló con CF focales; en cohortes de epilépticos, Berg no encontró relación con CF prolongadas o focales y Camfield con las prolongadas. Las CFC particularmente las focales están asociadas, pero no de manera causal, con CPC subsiguientes (Recomendación B2, 51, 57,58).
NEURODESARROLLO Y PRONÓSTICO INTELECTUAL Los estudios hospitalarios muestran más resultados neurológicos anormales (hemiplejía 6%, alteración del comportamiento hasta 30% y retardo mental 8-30%), por un sesgo de selección ya que concentran una subpoblación con alta prevalencia de anomalías del neurodesarrollo. Nelson no halló déficit motor persistente después de CF, 431 pares de gemelos en ese estudio fueron discordantes en cuanto a CF (un gemelo tuvo y el otro no): Aquellos con alteración del neurodesarrollo antes de su primera CF tuvieron un cociente intelectual (CI) a los 7 años significativamente menor que sus gemelos libres de CF (sin diferencia si el neurodesarrollo previo era normal); y las recurrencias o las crisis >30 minutos no afectaron el CI ni el rendimiento académico. En un estudio en niños con estado convulsivo, las CF >30 minutos no se relacionaron con déficit neurológico en un seguimiento promedio de 28 meses; Chang en una cohorte de 4340 neonatos seguidos mínimo hasta los 6 años, encontró como factor de riesgo para déficit de memoria el inicio de las CF a edad <1 año, y para reducción significativa en el rendimiento, el retardo previo del neurodesarrollo. No hubo asociación con recurrencias, CFC e historia familiar de convulsiones. Los niños con CF tenían una calificación significativamente mejor en mediciones de memoria, pero este resultado puede ser causado por un mayor estímulo dado por los preocupados padres, errores estadísticos y pérdidas en el seguimiento (niños que no fueron evaluados). Verity no halló diferencia a los 5 años en comportamiento, intelecto y perímetro cefálico. A la edad de 10 años con datos del 82.5% de la cohorte inicial comparó inteligencia, progreso académico y comportamiento de niños con CF y sin CF, los niños con CF tuvieron diferencia significativa en que sus madres los reportaron como más impulsivos (p = 0.04) y más ansiosos (p = 0.01); a su vez los niños reportaron un menor desempeño subjetivo en gimnasia (2.6% contra 2%, p = 0.04) y tuvieron mejores habilidades en lectura (p = 0.02).  No hubo diferencia tanto para CF en general como separando CFS y CFC en el porcentaje de habilidad intelectual; problemas de lectura; otros problemas educativos; necesidad de educación especial y progreso académico. Las recurrencias no causaron mayor probabilidad de requerir educación especial ni diferencia en habilidad intelectual. Al comparar esta última entre niños con 3 o más CF y niños con 2 o menos no hubo diferencia. Aquellos con CF a edad <1 año recibieron o fueron candidatos para educación especial en un porcentaje significativamente mayor respecto a niños con CF después de esa edad (p = 0.02), pero al evaluar a los 10 años no hubo diferencia en habilidad intelectual, etc. Previamente Verity reportó que los niños de la cohorte con CF >30 minutos, tuvieron un CI igual a los controles. Las CFS y CFC en >1 año y sin alteración previa del neurodesarrollo no afectan el desarrollo sicomotor, el comportamiento, el CI y el progreso académico, independientemente de su duración o recurrencia (Recomendación B59-65).
CONVULSION FEBRIL
MBE