Los estudios que discriminaron el tipo de CF encuentran mayor riesgo de MB en CFC, con incidencia de 9.12% (contra 2% en CFS). Todos los niños con clínica de CFC y meningitis tuvieron signos meníngeos y/o alteración de la conciencia, por lo tanto un niño con CFC, especialmente focal persistente o múltiple en 24 horas, sin signos de meningitis debe ser vigilado y valorado por pediatría en las siguientes 4-6 horas para, si aparecen estos signos, realizar PL (Recomendación C11, 40, 41,43). Los signos de choque sugieren sepsis con meningitis pero pueden ser causados por deshidratación (diarrea o dengue hemorrágico). Un foco infeccioso evidente como OMA no excluye la posibilidad de meningitis. La diarrea disentérica sugiere la acción de toxina Shiga producida por E. coli (principalmente E. coli O157:H7) o por Shigella dysenteriae tipo 1 y se debe vigilar la posibilidad de un síndrome hemolítico urémico (SHU). Debe estar ausente el antecedente inmediato de exposición a tóxicos o drogas como difenhidramina, antidepresivos tricíclicos, anfetaminas o cocaína.
RIESGO DE RECURRENCIA Ellenberg y Nelson revisaron 23 estudios (hechos en hospitales o comunitarios), anteriores a 1980 encontrando un riesgo de recurrir después de la primera CF de 29- 35%. Berg en un meta análisis de 14 estudios previos a 1990 halló un riesgo de 34.3% y como factores de riesgo: Edad <1 año (riesgo de 50%) e historia familiar de CF. En el meta análisis de Offringa (5 estudios con 2496 niños con primera CF) 32% tuvieron 1 recurrencia, 15% dos y 7% tres o más; con mayor riesgo entre 12-24 meses de edad, aumentando 2 y 2.5 veces después de la primera y segunda recurrencia respectivamente. El riesgo aumento con: Tener un familiar en primer grado con CF o crisis afebriles sin causa específica, múltiples convulsiones en el primer episodio (elevó el riesgo 1.6 veces) y Tº<40ºC al tiempo de la CF inicial. Berg siguió una cohorte con la primer CF por 29 meses en promedio y 31.8% tuvieron recurrencias; del total, 17% tuvieron una, 8.9% dos y 5.8% tres o más, la probabilidad después de 1 año libre de CF fue de 10%. Los factores de riesgo fueron: Edad <18 meses; Tº<40ºC al ingresar a urgencias; intervalo <1 hora entre el inicio de la fiebre y la CF e historia de CF en familiares en primer grado. Con los 4 factores juntos el riesgo en los siguientes 2 años fue 75%; con 3 fue 62%; con 2 de 32%; con uno, 24%; contra 14% cuando no había ninguno. Van Esch halló en otra cohorte que el riesgo fue directamente proporcional al porcentaje de familiares en primer grado con historia de CF y las CFC no eran factor de riesgo. Como en los siguientes 6 meses a la primera CF suceden 50% de las recurrencias y a los 2 años el 90%, el seguimiento en estos estudios ha tenido buena duración y pocas pérdidas concluyendo que el riesgo de recurrir después de la primera CF es 29-35% y los factores de riesgo son: Edad <18 meses; tener un familiar en primer grado con CF y Tº <40ºC al momento de la CF (Recomendación B44-48). Este último no es fácilmente aplicable en nuestro medio ya que al ingreso la crisis suele haber acabado, e incluso convulsiones afebriles generalizadas >10 minutos llegan a subir la temperatura en el posictal. El riesgo de CFC en la recurrencia fue mayor en <1 año, con historia familiar de crisis no provocadas y crisis focal en la primera CF.
CONVULSION FEBRIL
MBE