¿Cómo puedo reducir mi riesgo de ataque cerebral?

Para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, su médico puede recetar medicamentos para
prevenir la formación de coágulos. Dos ejemplos son anticoagulantes y antiagregantes plaquetarios
como aspirina y warfarina. Los anticoagulantes incluyen warfarina y otros tres medicamentos
recientemente aprobados por la FDA, conocidos como nuevos anticoagulantes orales NAC –
dabigatrán, rivoroxabán y apixabán.

Siempre informe a su médico, dentista y farmacéutico si toma alguno de estos medicamentos.
Si experimenta cualquier tipo de sangrado, moretones u otros problemas inusuales, informe a su
médico de inmediato.







Los anticoagulantes también pueden proteger los cerebros de pacientes con fibrilación auricular

Los anticoagulantes pueden tener un doble papel en las personas que sufren de fibrilación
auricular, un trastorno del ritmo cardíaco: una nueva investigación sugiere que ayudan a prevenir la
demencia y el accidente cerebrovascular.

Debido a que la fibrilación auricular aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular, las personas
que padecen esta afección a menudo se recetan anticoagulantes para prevenir los coágulos de
sangre que pueden causar un derrame cerebral.

La fibrilación auricular también aumenta el riesgo de demencia. Durante el estudio, se diagnosticó
demencia en más de 26,000 de los 440,000 participantes, todos los cuales sufrían de fibrilación
auricular.

Cuando entraron en el estudio, más o menos la mitad de los participantes tomó anticoagulantes
orales como la warfarina, Eliquis (apixaban), Pradaxa (dabigatrán), Savaysa (Edoxabán) o Xarelto
(rivaroxaban).

Los investigadores encontraron que las personas que tomaron anticoagulantes tenían un 29 por
ciento menos de probabilidades de desarrollar demencia que las que no lo hicieron.

Cuando los investigadores se enfocaron en las personas que continuaron tomando los
medicamentos, encontraron una reducción aún mayor (48 por ciento) en el riesgo de demencia.
También descubrieron que cuanto antes las personas comenzaran a tomar anticoagulantes después
de un diagnóstico de fibrilación auricular, menor es su riesgo de demencia.

Además de no tomar anticoagulantes, los predictores más potentes de la demencia fueron la edad,
la enfermedad de Parkinson y el abuso del alcohol, según el estudio, que aparece en la edición del
25 de octubre del European Heart Journal.

Los hallazgos sugieren fuertemente que los anticoagulantes reducen el riesgo de demencia en las
personas con fibrilación auricular, pero no sería posible evaluarlo, según investigadores suecos.

“Para probar esta hipótesis, se necesitan ensayos aleatorios controlados con placebo, pero esos
estudios no se pueden hacer por razones éticas”, los investigadores Leif Friberg y Marten Rosenqvist
del Instituto Karolinska de Estocolmo en un comunicado de prensa de la revista. “No es posible
administrar un placebo a los pacientes [con fibrilación auricular] y luego esperar una demencia o un
ACV”.