consulta-psicologo-en-internet

Pero los hallazgos muestran que las personas con fibrilación auricular deberían comenzar a tomar
anticoagulantes tan pronto como sea posible después de su diagnóstico y continuar tomando los
medicamentos, anotó Friberg.

“Hay una tasa alarmantemente alta de pacientes que comienzan a tomar anticoagulantes orales
para prevenir el ACV, pero que se detienen después de unos años”, dijo. “En el primer año,
alrededor del 15 por ciento deja de tomar medicamentos, y luego un 10 por ciento cada año”.

“Si se sabe que [la fibrilación auricular] destruye el cerebro a un ritmo lento pero constante y que se
puede prevenir al permanecer en tratamiento, creo que para la mayoría de los pacientes ese sería
un argumento muy fuerte para continuar con el tratamiento”. posado